OTOÑO EN MADRID. VIAJE 2º BACHILLERATO

El 22 de octubre, un grupo de alumnos de 2º de bachillerato de los grupos A,F y G, viajó a Madrid en una actividad organizada por el Departamento de Lengua española y Literatura, acompañados por el profesor Pascual Jimenez.

El programa de la actividad incluía dos actividades diferentes pero complementarias. Visitar por la mañana el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), y por la tarde hacer un recorrido por el cercano Jardín Botánico de Madrid.

LA GUERRA, ARTE Y CONFLICTO.

Nada más llegar a Madrid, el autobús nos deja al lado de la Estación de Atocha, y nos dirigimos rápidamente a la puerta del MNCARS.

rs

 

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía  es el principal museo español de arte del siglo XX y contemporáneo. Su nombre se abrevia frecuentemente como  Museo Reina Sofía.  Fue inaugurado en 1992. Es el tercer componente, junto con el Museo del Prado y el Museo Thyssen, del llamado triángulo de arte de Madrid. 

mrs

El museo está formado por dos edificios unidos por una plaza. El más antiguo es el antiguo Hospital General de Madrid, gran edificio neoclásico del siglo XVIII. Fue diseñado inicialmente por José de Hermosilla y continuado posteriormente por Francesco Sabatini, y actualmente se conoce como edificio Sabatini, en honor de este arquitecto italiano.

 

El segundo edificio, inaugurado  en 2005, fue encargado al arquitecto francés contemporáneo Jean Nouvel. Son también sedes del museo el Palacio de Cristal y el Palacio de Velázquez, situados ambos en el parque del Retiro.

El museo es realmente grande y junto a la colección permanente hay siempre varias exposiciones temporales. Nosotros vamos a realizar la visita guiada por voluntarios culturales del museo y  ofrecida a los grupos escolares titulada: La guerra, arte y conflicto.

La Guerra civil española supuso no sólo un hecho dramático sino también un elemento catalizador de diversas estrategias y actitudes artísticas.rs1

En la visita se nos explicó cómo esta circunstancia influyó en el panorama cultural que existía antes del desencadenamiento del conflicto bélico, manteniendo su radio de influencia durante todo su desarrollo, así como una vez finalizada la contienda.

Nuestros guías nos mostraron fundamentalmente la sala 206 de la segunda planta del edificio Sabatini, donde están expuestas diferentes obras  que se reunieron en el Pabellón de la República Española con motivo de la Exposición Universal de París, que se celebró entre los meses de mayo y noviembre de 1937.

Entre las obras que se mostraban en dicho pabellón podemos señalar la escultura de Alberto Sánchez  El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella,  que se encontraba frente a la puerta de entrada (y de la que hay una reproducción también en la entrada del museo) y la  Fuente de mercurio de Alexander Calder, que se exhibe actualmente en la Fundación Joan Miró de Barcelona.

Pero, sin duda, la obra más relevante de las que se mostraban en el pabellón  es el Guernica de Pablo Picasso. Picasso lo pintó en los meses de mayo y junio de 1937 y su título alude al bombardeo de la población vizcaína de Guernica por la aviación italiana y alemana el 26 de abril de 1937. Las estimaciones actuales cifran en 126 el número de víctimas de dicho bombardeo.

rs2

El cuadro fue realizado por encargo del gobierno de la República española para ser expuesto en la Exposición Universal de París con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena guerra civil española.

En la década de 1940, puesto que el fin de la guerra había supuesto la instauración en España de la dictadura del general Franco, Picasso optó por dejar que el cuadro fuera custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad de que fuera devuelto a España cuando volviese al país la democracia. En 1981 la obra llegó finalmente a España. Se expuso al público primero en el Casón del Buen Retiro y,  luego, desde 1992 en el Museo Reina Sofía, donde se encuentra en exhibición permanente y es, sin ninguna duda, una de las obras más destacadas de la colección.

Su interpretación es objeto de polémica, pero su valor artístico está fuera de discusión. No sólo es considerado como una de las obras de arte más importantes de nuestra época sino que se ha convertido en un auténtico “icono” del siglo XX, símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos.

Tras una didáctica explicación por parte de los guías, de cómo Picasso pintó esta obra maestra en tan sólo 21 días, completamos nuestra visita en la sala dedicada a Salvador Dalí, y sus pinturas surrealistas.viajes1

Así, cerca del medio día completamos la primera parte de nuestra visita a Madrid.

 

 

 

 

 

 

EL REAL  JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID

El Jardín Botánico que vamos a visitar es fruto de la política ilustrada de los Borbones españoles. El Jardín es uno de los elementos más destacados del llamado  Salón del Prado. El mecenazgo de la corona, especialmente en la época de Carlos III, ennobleció la zona con la construcción del Gabinete de Ciencias Naturales (hoy, Museo del Prado), al que dentro del programa ilustrado promovido por la monarquía se sumaron el  Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico sobre el cerrillo de san Blas en el parque del Retiro.

viajes41

El 17 de octubre de 1755, Fernando VI ordenó la creación del  Real Jardín Botánico de Madrid, que se instaló en la Huerta de Migas Calientes, en las inmediaciones de lo que hoy se denomina Puerta de Hierro, a orillas del río Manzanares. Contaba con más de 2000 plantas, recogidas por  el botánico y cirujano José Quer.A partir de 1744, Carlos III dio instrucciones para su traslado al actual emplazamiento del Paseo del Prado, donde se inaugura en 1781. Sabatini y Juan de Villanueva se hicieron cargo del proyecto.

Nuestra visita va a ser guiada por jóvenes biólogos que hacen un recorrido muy entretenido por las diversas zonas del jardín. Así pudimos contemplar la zona más colorista con una multitud de dalias en flor, pasando luego por las zonas de las pantas aromáticas, de los huertos, y observando ejemplares majestuosos de especies como el tejo, castaño, tilo, pinsapo, o los ejemplares más antiguos como un ciprés con más de dos siglos de vida o un olmo ya enfermo que tiene hasta nombre: el famoso olmo pantalones.viajes3

La visita terminó en los húmedos invernaderos donde se recrean diferentes microclimas que albergan especies tropicales.

Como la climatología acompañó, y el otoño dotaba al jardín de unos colores espectaculares, la visita al botánico fue un colofón perfecto a la jornada en Madrid.

 

 

 

 

 

 viajes2

Volver
\clip_image001.jpg" o:title="PabellonEspanol01"/> Entre las obras que se mostraban en dicho pabellón podemos señalar la escultura de Alberto Sánchez  El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella,  que se encontraba frente a la puerta de entrada (y de la que hay una reproducción también en la entrada del museo) y la  Fuente de mercurio de Alexander Calder, que se exhibe actualmente en la Fundación Joan Miró de Barcelona.

Pero, sin duda, la obra más relevante de las que se mostraban en el pabellón  es el Guernica de Pablo Picasso. Picasso lo pintó en los meses de mayo y junio de 1937 y su título alude al bombardeo de la población vizcaína de Guernica por la aviación italiana y alemana el 26 de abril de 1937. Las estimaciones actuales cifran en 126 el número de víctimas de dicho bombardeo.

rs2

El cuadro fue realizado por encargo del gobierno de la República española para ser expuesto en la Exposición Universal de París con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena guerra civil española.

En la década de 1940, puesto que el fin de la guerra había supuesto la instauración en España de la dictadura del general Franco, Picasso optó por dejar que el cuadro fuera custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad de que fuera devuelto a España cuando volviese al país la democracia. En 1981 la obra llegó finalmente a España. Se expuso al público primero en el Casón del Buen Retiro y,  luego, desde 1992 en el Museo Reina Sofía, donde se encuentra en exhibición permanente y es, sin ninguna duda, una de las obras más destacadas de la colección.

Su interpretación es objeto de polémica, pero su valor artístico está fuera de discusión. No sólo es considerado como una de las obras de arte más importantes de nuestra época sino que se ha convertido en un auténtico “icono” del siglo XX, símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos.

Tras una didáctica explicación por parte de los guías, de cómo Picasso pintó esta obra maestra en tan sólo 21 días, completamos nuestra visita en la sala dedicada a Salvador Dalí, y sus pinturas surrealistas.viajes1

Así, cerca del medio día completamos la primera parte de nuestra visita a Madrid.

 

 

 

 

 

 

EL REAL  JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID

El Jardín Botánico que vamos a visitar es fruto de la política ilustrada de los Borbones españoles. El Jardín es uno de los elementos más destacados del llamado  Salón del Prado. El mecenazgo de la corona, especialmente en la época de Carlos III, ennobleció la zona con la construcción del Gabinete de Ciencias Naturales (hoy, Museo del Prado), al que dentro del programa ilustrado promovido por la monarquía se sumaron el  Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico sobre el cerrillo de san Blas en el parque del Retiro.

viajes41

El 17 de octubre de 1755, Fernando VI ordenó la creación del  Real Jardín Botánico de Madrid, que se instaló en la Huerta de Migas Calientes, en las inmediaciones de lo que hoy se denomina Puerta de Hierro, a orillas del río Manzanares. Contaba con más de 2000 plantas, recogidas por  el botánico y cirujano José Quer.A partir de 1744, Carlos III dio instrucciones para su traslado al actual emplazamiento del Paseo del Prado, donde se inaugura en 1781. Sabatini y Juan de Villanueva se hicieron cargo del proyecto.

Nuestra visita va a ser guiada por jóvenes biólogos que hacen un recorrido muy entretenido por las diversas zonas del jardín. Así pudimos contemplar la zona más colorista con una multitud de dalias en flor, pasando luego por las zonas de las pantas aromáticas, de los huertos, y observando ejemplares majestuosos de especies como el tejo, castaño, tilo, pinsapo, o los ejemplares más antiguos como un ciprés con más de dos siglos de vida o un olmo ya enfermo que tiene hasta nombre: el famoso olmo pantalones.viajes3

La visita terminó en los húmedos invernaderos donde se recrean diferentes microclimas que albergan especies tropicales.

Como la climatología acompañó, y el otoño dotaba al jardín de unos colores espectaculares, la visita al botánico fue un colofón perfecto a la jornada en Madrid.

 

 

 

 

 

 viajes2

Volver